Siru

siru
Haber tomado la decisión de pedir ayuda para aprender a comprender a Siru ha sido una grata sorpresa; a pesar de llevar muy poco tiempo, notar pequeños cambios es toda una satisfacción.

Entender sus miedos, respetarlos, tener la sensación de disfrutar mucho más de él que antes vale mucho la pena.

Por todo esto, no podemos más que recomendar este aprendizaje, sin duda con la ayuda de Mónica y MagicPets , viendo, sobre todo, la conexión que tiene con los perros y, en este caso, con Siru.

Gracias por la ayuda y seguiremos, no trabajando, sino como dice Mónica, jugando y entrenando.

Ester y Diego
(propietarios de Siru)


Volver a Nuestros Alumnos